sábado, 14 de noviembre de 2009

LA MANO QUE MECE LA CUNA




Este mes he dejado de lado a las Nancys y me he dedicado a mis bebés a los que tenía un poco abandonados.
En verano me traje de casa de mis padres el moisés de mimbre que un año nos trajeron los Reyes. Mi madre lo compró en una tienda del Barrio Gótico que todavía frecuento porque me encantan los artículos de este material y lo vistió ella; hasta le hizo el colchón y el juego de sabanitas.


Tantos años en el trastero lo habían dejado sucio y reseco. Así que después de un buen fregado con cepillo y jabón le di dos capas de barniz incoloro. La ropa quedó como nueva después de dejarla toda la noche en remojo con Kalia Octiaction pues aparte de la suciedad tenía manchas amarillentas.
La colcha la hizo mi madre a ganchillo. La almohada se había perdido, así que hice una nueva y como curiosamente mi mami conservaba un metro de la puntilla de la sábana he podido completar el juego.



Dentro del moisés apareció la funda de la canastilla que también hizo mi madre. Recuerdo perfectamente que hizo dos en rosa y dos en azul para mis primas, mi hermana y yo; y como yo era la mayor fui la primera en elegirla en mi color favorito. Me llevé una alegría tremenda al encontrar, liado en la ropa, el orinal de nenuco que creía perdido. La cesta llevaba quince años sirviéndome de macetero pero la he devuelto rápidamente a su uso original.



La primera vez que vi el blister de aseo de nenuco me dio un vuelco el corazón porque sólo conservaba el plato, un babero y un cepillo blanco.



La bruta de mi hermana pequeña le rompió los brazos al Baby Mocosete porque en vez de subírselos y bajárselos se los abría en cruz, pero yo me he desquitado con estos mellizos. Me encantan porque son muy blanditos y me da vergüenza reconocer que de vez en cuando los abrazo.



Luego llegó la época Nenuco. La adefesio de la derecha es el de mi infancia. Tiene la cara amarilla de tanto lavársela con colonia para que hiciera buena olor y el pelo cortado como casi todos mis muñecos. No es que yo fuera mala pero me lo pasaba en grande jugando con ellos. Mi madre estuvo años diciéndome que lo tirara, que me compraría otro, pero no hubo manera. Años más tarde mi gato se le comió los dedos pero afortunadamente encontré un recambio.
En medio está la nenuca corazón de mi hermana que imitándome también le cortó el pelo, según decía siempre mi madre, "a lo garçon".
Y al de la izquierda lo adopté este verano.



Aquí están en plena comida. Al babero se la caído la pegatina del día de la semana y el patito. Creo que el verde correspondía al jueves... Tuvimos pocos trajes originales porque a mi madre se le daba muy bien el punto y la costura, así que nos hizo un montón de caseritos. Ella me enseñó un poco y yo también le hice algunos trapillos.



Y por último una foto de familia, a la que se ha añadido Berta de Gama que ya os presenté hace tiempo. De pequeña no me gustaba porque era de plástico duro y tenía cara de mal genio pero ahora me inspira una gran ternura porque me recuerda mi primera infancia.



Llevo tiempo buscando un mocosete negrito pero esa será ya otra historia...

13 comentarios:

  1. Una entrada mu tienna. Me gustan tus bebés. Yo solo tengo el Mocosete que era de mi hermana. Hace poco que lo adecenté un poquillo pero aún está en pelota picá.
    El moisés y la cestita son preciosos y se ve que tu madre tiene buena mano para las labores.Bezozzzz.

    ResponderEliminar
  2. Se me ha caído la baba!!! Lo tuve todo!!!!!!! ¿Le has cambiado las ruedas al moisés? El mío las llevaba de madera y sólo conservo una de todo ello :( Recuerdo que el mío tenía el ribete de una tela roja a cuadritos blancos... Qué recuerdos más bonitos... Y Qué envidia conseguir el canastillo de nenuco!!! Enhorabuena!!!! Eres afortunada!

    ResponderEliminar
  3. qué fotos más bonitas y tiernas jeje

    me ha hecho gracia lo del "adefesio" pobrete nenuco jeje está super jugado, eso sí se nota a primera vista jejeje

    felicidades por la familia biberón jajaja

    ResponderEliminar
  4. Me he quedado muedta con el moisés ¡vaya obra de artesanía!
    Bss
    Cloti

    ResponderEliminar
  5. ahora gozan de una jubilación bien mimada je je.
    Lampidia las ruedas son originales

    ResponderEliminar
  6. Jo, el moisés es preciooooooso. El pobre de la cara amarilla pero con intenso aroma a "nenuco", ha dicho algo cuando te ha visto acercarte de nuevo?????
    A mí también me encantan los nenucos. Silvia tiene 4, pero va camino de 5, que los reyes ya lo tienen en su casa.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. Que entrada tan bonita los mocosetes y nenucos preciosos, ya sabes lo que me gustan los nenucos, el moise es un caramelito, ¡que bonito! y las fotos preciosas.Me encantan

    ResponderEliminar
  8. Cotoky,
    Las fotografías son muy bonitas, pero lo es mucho más el moisés, que es verdaderamente precioso, tan delicado, tierno y en perfecto estado. Felicidades.

    Además, comparto tu gusto por el mimbre, que desde niña me ha encantado.

    Me ha gustado también la narración que ha acompañado cada imagen, pues me has transmitido bien todas las emociones de tu infancia.

    Besos desde Den Haag.

    ResponderEliminar
  9. Rosana eres tremenda ja ja ja. los nenucos son monísimos aunque donde se pongan los antiguos.....
    Añoranza y Julieta muchas gracias por vuestras siempre amables palabras, el moisés me encanta. El otro día vino mi sobrina y se volvió loca con él y yo diciendole es mio!!!!je je.

    ResponderEliminar
  10. Desde luego no hay duda que eres una suertuda, jeje. Por esa madre estupenda vistiéndote el moisés, por conservarlo así de bien, por esos accesorios, por ese grupo de gorditos maravillos.... en fín una suerte!!!!
    Felicidades, un besito.

    ResponderEliminar
  11. ¡Que bebés tan dulces y bonitos!
    Y los tienes muy bien equipados de ropa, complementos y accesorios.
    Una preguntilla indiscreta: ¿donde los guardas? ¿Tienes una habitación solo para ellos?
    En casa tengo una habitación llamada "el cuarto del ordenador" y estoy pensando en quitar la mesa del ordenador, poner más estanterías y unos tableros anchos para montar el piso de las niñas, porque entre los muebles de Lissi y los de Nancy estoy un poco ajustada de sitio, también le quiero poner una trona a mi bebés y una sillita de paseo...

    ResponderEliminar
  12. Gracias Miramini
    Brisa yo también tengo el cuarto del ordenador aunque es pequeño está repleto, armario, mesa, librería y los niños están sentados encima del zapatero y al lado el moisés, tojunto.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡ Preciosos preciosisimos!! me encantan , los mocosetes más aún, yo tuve uno pero claro, sabe Dios.. el moises es un primor, que casualidad,fijate, yo estoy haciendo una colcha de esas de trocitos de colores, ya pondré la foto cuando la termine. No te averguenzes de esos abrazos niña que todas tenemos mimos para nuestros muñes!!

    besos

    ResponderEliminar